Inicio » Sistema de Reconocimiento Social para Jóvenes

Sistema de Reconocimiento Social para Jóvenes

Cuáles son los reconocimientos

Si bien lo primero podría ser hablar de dónde nacen (leer más adelante sobre la Motivación de Crear este Sistema), os contamos primeramente cuáles son los reconocimientos:

  • Joven Promesa: Se ha comenzado a conocer a sí mismo en profundidad. Ha comenzado a identificar cuáles son sus cualidades personales y sus potenciales. Y lo más importante: Está ya dispuesto y en el camino de ponerles en práctica, y de dar lo mejor de sí. Un Joven Promesa es un joven que tiene muy claro que quiere brillar, y que no parará hasta conseguirlo, y ya ha comenzado este camino. Un diamante en bruto que ya se está puliendo.
  • Joven de Excelencia: Cuando un Joven Promesa se especializa en sus mayores potenciales, desarrolla sus talentos, y los pone en práctica en su entorno. Un Joven de Excelencia saber dar lo mejor de sí y sabe cómo compartirlo con los demás. Es ya tan bueno en sus especialidades que aporta con rigor y profundidad a las personas de su entorno, incluyendo amigos, familiares y a sus propios educadores.
  • Joven de Élite: Cuando un Joven de Excelencia mantiene su voluntad, disciplina y propósito para alcanzar sus objetivos, llega a convertirse en un referente para su entorno. Un Joven de Élite es esa persona a la que todos nos encantaría tener siempre cerca porque estamos seguros que nos va a llenar de energía, ilusión, recursos y es sin duda un referente personal al cual todos queremos aspirar, cada uno a nuestra manera.

La Naturaleza de los Reconocimientos

Verdaderamente, es un honor y el fruto de una trayectoria poder entregar o recibir estos reconocimientos.

Estos reconocimientos tienen sentido a partir de los 11-12 años, cuando ya se plantea la perspectiva personal desde la vertiente adulta, considerando por tanto a un adolescente como a un joven adulto.

No se entregan por la mera asistencia a un programa educativo, por muy bueno y de alto rendimiento que este sea. Tampoco se entregan por una mera muestra de actitud e ilusión por parte de los aspirantes.

Tampoco es necesario tan siquiera solicitarlos, o inscribirse para alcanzarlos, pues es un mérito que se adquiere de forma natural cuando un tutor, mentor o educador siente que dicho joven realmente se merece la condecoración.

Recibir un Reconocimiento Joven supone un Reconocimiento Serio y en el marco del desarrollo de una persona adulta, donde ser ya Joven Promesa indique una distinción personal de compromiso, actitud y trayectoria.

La Motivación de Crear este Sistema

No podemos olvidar cuál es el objetivo de Global Maker en el área joven: Ayudarles a sacar lo mejor de sí, integrando su desarrollo educativo con una experiencia social colaborativa, y su posterior puesta en práctica en el marco de su propia carrera profesional.

Si bien una educación a medida de sus posibilidades y potenciales es uno de nuestros objetivos primarios (de ahí nuestro apoyo al desarrollo del programa de Graduados Jóvenes), existe una vertiente asociada su rendimiento personal que la sociedad actualmente no está aprovechando.

Vivimos una etapa social donde las nuevas generaciones carecen de una motivación que les haga dar lo mejor de sí. Y esta motivación pasa por reconocerse a sí mismos, y comenzar con un proceso que nunca antes se hizo de forma social en la historia: Luchar por sus metas, por sus sueños, por «comerse el mundo» a su manera, a partir de sus más altos propósitos.

En la práctica, los jóvenes actuales necesitan recuperar su centro de acción desarrollando su faceta más atascada, que es generar sus propios propósitos personales, y desde ahí, trabajar su voluntad, rigor y disciplina para alcanzar sus nuevos modelos de éxito personal. Un éxito que necesariamente requiere sincronizarse con la etapa de transformación social en la que vivimos.

Y por ello hemos dado vida a este sistema de reconocimientos: Para premiar, valorar y dar visibilidad a aquellos jóvenes que sepan sacar lo mejor de sí mismos desde una perspectiva de eficacia, rigor y alto rendimiento personal.

En definitiva, una oportunidad para que sean ellos mismos quienes puedan marcar la diferencia, y que sea el propio reconocimiento un impulsor en este objetivo tan grandioso para ellos.